Si el agua estropea los caminos, qué no hará con los estómagos que son mucho más delicados.
Tía Clementina