De la muerte a la vida lo primero es la comida.
Tía Clementina